sábado, 19 de agosto de 2017

la habanera

Hoy quiero abordar algunos aspectos curiosos e interesantes sobre este tipo de canciones.
La habanera es un estilo de música que tuvo su origen en Cuba a principios del siglo 19, aunque con raices musicales de varios ritmos españoles como el tanguillo, las segudillas manchegas y las jotas. Por eso se las agrupa dentro de los cantes "de ida y vuelta".
Los intercambios culturales entre Cuba y España trajeron hasta nosotros este estilo musical de la mano de soldados, marineros y clérigos.


Es la habanera como una fresca y olorosa brisa de mar que acaricia y envuelve, llegando directamente hasta lo más profundo de los sentidos, de los recuerdos, de las añoranzas. El dulce balanceo de su ritmo nos incita a movernos al son de su música.

En muchas letras de habaneras se evocan los amores entre las cubanas y los españoles.
Se habla del mar/la mar, de las olas, de barcos veleros, de bellísimas mulatas, de añoranzas, de amores abandonados o imposibles, de playas de fina arena con aguas azul-turquesa, de palomas, golondrinas y gaviotas; de cálidas noches tropicales. De todo lo bello que la imaginación de los compositores ha sido capaz de impregnar en este tipo de canciones.
Las habaneras también se colaron en el género lírico de las zarzuelas y de las óperas.
En la ópera "Carmen" con música de Georges Bizet suena la habanera "El amor es un pájaro rebelde", su nombre popular es "la habanera de Carmen".

En España, las habaneras, principalmente se cultivan en CATALUÑA y en el PAÍS VASCO. También, en todo el LEVANTE. Pero más atinado sería decir que en toda España.

            ♦ Torrevieja (Alicante)
            ♦ San Vicente de la Barquera (Cantabria)
            ♦ Valverde del Camino (Huelva)
            ♦ Calella de Palafrugell (Gerona)

...organizan cada año importantísimos festivales de habaneras.

Existe una bonita habanera titulada AQUELLA MURCIA. A ella la tengo un cariño muy especial.
A su autor Agustín Sánchez Martínez le conocí a través de Internet hacia el año 2001 y desde entonces iniciamos una amistad cibernética muy intensa.
Un día, hará 11 ó 12 años, me mandó por correo clásico un disco en el que, entre otras creaciones suyas, venía la bonita habanera AQUELLA MURCIA, letra y música compuesta por él. Orquestada y cantada por su hijo Agustín Sánchez López.
Se trata de un polifacético y prolífico artista, actividades entre las que se encuentran: la pintura, la fotografía, la talla en madera, la música, la literatura (en prosa y en verso) y la cinematografía amateur.
Es un gran enamorado, conocedor y divulgador del panocho, ese típico habla de la huerta murciana.
Hace 2 años, en el verano de 2014 hicimos una excursión y en Murcia nos pudimos conocer personalmente y darnos un fuerte abrazo en la plaza de la catedral (Plaza del Cardenal Belluga).
En el argumento de esta bonita habanera, Agustín deja reflejado con mucho arte y belleza, la forma de conocer y enamorarse de su Josefina (Sefy) y describe los lugares más emblemáticos de su querida Murcia.

AQUELLA MURCIA
habanera
Agustín Sánchez Martínez – (Murcia 9-1-1938—9-6-2016)

Aquellos tiempos que ya pasaron
son ya imposibles de revivir
oh vieja Murcia de mis recuerdos
donde aquel día nenica mía te conocí.
En el Romea Marcos Redondo con “La Parranda”
y en el casino después tomamos juntos café
y entre las frondas allá en el parque de Ruiz Hidalgo
juntico al río cariño mío mi amor juré.

Por el malecón cogidos de la mano
al verte reír la huerta floreció
los jazmineros abrieron copos de blanca nieve
y el incensario de los galanes nos perfumó.

Por el malecón cogidos de la mano
la tarde feliz despacio declinó,
un sol de rojo pintó en el Huerto de los Cipreses
y bajo el palio de unas palmeras te besé yo.

Por Traperías nos paseamos
y en la alta torre cantó el reloj,
por la glorieta fuimos al puente
la Virgencica de los Peligros nos sonrió.
Cuando en domingo para ir a misa nos encontramos,
qué guapa vas al entrar con velo en la catedral
luego en galeras para la plaza a ver los toros,
son mil recuerdos que el alma guarda para soñar.

Por el malecón cogidos de la mano
al verte reír la huerta floreció,
los jazmineros abrieron copos de blanca nieve
y el incensario de los galanes nos perfumó.

Por el malecón cogidos de la mano
la tarde feliz despacio declinó
un sol de rojo pintó en el Huerto de los Cipreses
y bajo el palio de unas palmeras te besé yo.

Y bajo el palio de unas palmeras nació el amor.
Amorrrrrr.........


LA GOLONDRINA
Estamos ante una mágica y mítica canción. Esta habanera tiene una historia muy bonita, muy profunda y muy antigua. Sus raíces podemos decir sin exagerar que se remontan a más de 4 siglos atrás, (hacia el año 1568), aunque la creación de esta habanera está fechada en México en el año 1862.

Fue en el año 1568 cuando en una expulsión de los moriscos de las Apujarras granadinas, Aben Humeya, altamente dolido por la expulsión de su patria a que era forzado, escribió un bonito y nostágico poema.  En ese poema escrito en árabe, original del último rey abencerraje de las Alpujarras (Granada),  éste versificaba con nostalgia la despedida de su tierra. El poema fue traducido del árabe y resultó esta bonita poesía:

Al dejar Aben Humeya
por siempre a su amada patria,
a cada paso que da
el rostro vuelve y se para;
mas al perderla de vista,
las lágrimas se le saltan;
y en estos tristes acentos
despídese de Granada:
«Adiós, hermoso vergel,
tierra del cielo envidiada,
donde por dicha nací,
donde morir esperaba;
de tu seno y de mi hogar
mi dura estrella me arranca;
y me condena a vivir
y a morir en tierra extraña...
Y pues por última vez
te miro en hora menguada,
¡Adiós, Granada, por siempre!
¡Adiós, patria de mi alma!...»
«Una y otra primavera,
errando triste en la playa,
las golondrinas veré
dejar la costa africana,
cruzar el mar presurosas,
tender el vuelo a Granada,
y el nido tal vez labrar
en el techo de mi casa...

¡Ay, cuánta envidia os tendré,
avecillas fortunadas,
y cuán gozoso mi suerte
por vuestra suerte trocara!
Mas vuestra misma ventura
vendrá a renovar mis ansias,
sin que en la vida me quede
ni consuelo ni esperanza...»
Calló el moro; dio un suspiro;
y al trasponer la montaña,
por última vez repite:
«¡Adiós, patria de mi alma!...»
La poesía llevaba esta dedicatoria al final:   «AL OBJETO DE MI AMOR SUBLIME».

La letra de la habanera LA GOLONDRINA fue escrita por el vasco Niceto Zamacois y la música es del mexicano hijo de catalán, Narciso Serradell Sevilla en el año 1862. Por lo tanto, aunque es una habanera mexicana, tiene profundas raíces españolas.
La letra tiene un inconfundible parentesco con el poema que escribió Abén Humeya.
LA GOLONDRINA
habanera
letra: Niceto de Zamacois
música: Narciso Serradell Sevilla

Adónde irá veloz y fatigaaada
La golondrina que de aquí se vaaa
Oh, si en el vieento se hallará extraviaaada
Buscando abrigo y no lo encontrará
Junto a mi leeecho le pondré yo su niido
En donde pueda la estacioón pasaaar
También yo estoooy en la región perdiido
Oh cielo santo y sin poder volar

Dejé también mi patria idolatraaaada
Esa mansión que me miró naceeeer
Mi vida es hooy errante y angustiaada
Y ya no puedo a mi mansión volver
Ave queriiida, amada peregriina
Mi corazoón al tuyo acercaréee
Oiré tu caanto, oh bella golondriina
Recordaré mi patria y lloraré…
Observa cómo, en acróstico, se lee: «AL OBJETO DE MY AMOR» que es casi igual a la dedicatoria del poema de Aben Humeya.
(Eso se consigue leyendo de arriba a abajo las iniciales de cada verso).
Estamos ante una habanera preciosa que en México, su país de nacimiento, la tienen considerada como el himno oficial de las despedidas sentimentales.

Existe otra versión de la habanera LA GOLONDRINA. Esta es más española compuesta por el músico torrevejense José Pagán López (1916—2009).
Se ve venir por la costa africana
la golondrina hacia España volar,
adónde va tan alegre y ufana
a hacer su nido; en mi casa lo hará.
Si acaso vas, golondrina dichosa,
a hacer tu nido donde yo tanto amé,
dile a mi amada que no sufra ni llore,
que yo jamás, jamás la olvidaré.

Mansión de amor, celestial paraíso,
nació en mi pecho y mi dicha soñé;
voy a subir a las altas regiones
donde feliz, feliz siempre seré.
¡Golondrina!


QUÉ TIEMPOS AQUELLOS. Habanera.
Estamos ante un buen ejemplo de cómo el estilo de las habaneras se colaron también en la zarzuela.
En la zarzuela "La del manojo de rosas" del músico vasco Pablo Sorozábal, en esa parte donde dialogan cantando sus protagonistas Joaquín y Ascensión. En ese diálogo recuerdan y evocan aquellos tiempos en que eran más jóvenes y estaban enamorados, y ya se sabe “donde hubo fuego, cenizas quedan”.
QUÉ TIEMPOS AQUELLOS
habanera
(de la zarzuela "La del manojo de rosas")
letra: Francisco Ramos de Castro y Anselmo C. Carreño
música: Pablo Sorozábal

¿Recuerdas el día
que nos conocimos?
Si acaso volviera...
No puede volver...
¡Qué tiempos aquellos!
¡Qué tiempo perdido!
¡Qué tiempo querido!
¡Qué pronto se fue
para ya en la vida
jamás volver!
Estás hoy más guapa.
Pues no lo sabía.
Si yo me atreviese...
¿El qué me dirías?
Que yo soy muy poco.
Me estás ofendiendo.
Es que...
                No termines.
Es que...
                No tienes arreglo.
¡Qué tiempos aquellos!
¡Qué tiempo perdido!
¡Qué tiempo querido!
¡Qué pronto se fue
para ya en la vida
jamás      vol ver!


También en la zarzuela "LUISA FERNANDA" se canta una habanera que todos conocerán:
LA CANCIÓN DEL SABOYANO
(más conocida por EL SOLDADITO)
letra de Federico Romero Sarachaga y Guillermo Fernández-Shaw Iturralde
música de Federico Moreno Torroba

Marchaba a ser soldado
cuando al mozo le salió a despedir
la moza que le amaba
y que quería con él partir.
—Anda con Dios, soldadito
que a las banderas te vas
yo te prometo y te anuncio
que vas a ser general.
Y el soldadito le contestaba:
—Paloma mía, yo he de volver
y en nuestra boda serán mis arras
los entorchados de brigadier.
Y allá se queda, sobre un ribazo,
con el pañuelo diciendo adiós…….
la prometida del soldadito,
hasta que apenas se ven los dos.


No vuelve el soldadito;
ya diez años que del pueblo salió.
No cumple a la mocita
la palabra que la empeñó.
Y ella le aguarda pensando
que si no ha vuelto es quizá
para venir con la faja
de capitán general.
El soldadito no la contesta
cuando le escribe cartas de amor,
y ella está triste, la pobrecita,
porque sospecha que se murió.
¡Quien le dijera que el soldadito
sueña en los brazos de otra mujer…..
y que en su boda fueron las arras
los entorchados     de      brigadier!

Bonita es también esa habanera cantada en catalán que se titula LA GAVINA:
LA GAVINA
autor Frederic Sirés y Puig

Oh gavina voladora
que volteges sobre el mar.
I al pas del vent mar enfora
vas voltant fins arribar
a la platja solellada.
Platja de dolços records
on dia i nit hi fa estada
la nina dels meus amors.

Quan la vegis sola
prop la quieta onada
don-li la besada
que li envio més fervent.
Digues-li que sento
dolça melangia
i que en ella penso
en tot moment.

Oh si igual que tu gavina
el mar pogués jo travessar
fins arribar a la platja
on tan dolç és recordar
i veure la imatge bruna
en el seu bell despertar
de la nina que entre somnis
és tan grat d'acariciar.

Quan la vegis sola
prop la quieta onada
don-li la besada
que li envio més fervent.
Digues-li que sento
dolça melangia
i que en ella penso
en tot moment. 
LA GAVIOTA
(traducción al español)

Oh, gaviota voladora,
que revoloteas sobre el mar,
y al paso del viento mar afuera
das vueltas hasta llegar
a la playa soleada
playa de dulces recuerdos,
donde vive día y noche
la niña de mis amores.

Cuando la veas sola
junto a la tranquila ola,
dale este mi beso
que le envío más ferviente.
Dile que yo siento
dulce melancolía,
y que en ella pienso
en todo momento.

¡Oh, si al igual que tú gaviota
pudiera atravesar el mar,
hasta llegar a la playa
de tan dulces recuerdos
y ver la imagen morena
en su bello despertar
de la niña que entre sueños
es tan grato acariciar.

Cuando la veas sola
junto a la tranquila ola,
dale este mi beso
que le envío más ferviente.
Dile que yo siento
dulce melancolía,
y que en ella pienso
en todo momento. 


En cuanto tenga un huequito de tiempo sigo con esto tan apasionante de LAS HABANERAS.  Hasta pronto... ... ... ... ... .....

domingo, 18 de septiembre de 2016

la tortura nazional

Yo soy antitortura-animal (decir antitaurino es incompleto), y en este verano del 2016, "gracias" a Valmojado, a Tordesillas y a tantos y tantísimos pueblos de Españistán, estoy más esperanzado que nunca; más convencido que nunca de que a la vista del enorme número de personas que nos vamos sumando a la anti-tortura de los toros, los días, o los meses, o los años..., los tienen muy contaditos los que defienden y se enfangan con las corridas/torturas de toros dentro del salvaje espectáculo conocido por el título «LA TORTURA NAZI.ONAL»

Las fiestas de los pueblos de España se apoyan en estos dos principales pilares:
♦ pasear por las calles la estatua de un hombre torturado hasta la muerte.
♦ torturar hasta la muerte en los ruedos, a mamíferos superiores

CONCRETANDO:
Hacen un culto a la tortura y a la muerte.

Todo pequeño pueblo de España está formado por la minoría atrasada, medieval, bruta, garrulla, inculta, descerebrada, insensible..., y también está formado por la mayoría silenciosa que parece otra cosa (?).
Esta última suele ser muy temerosa de tocar ni un pelo eso de las "tradiciones".
Entre todos esos miles de pequeños pueblitos forman lo que podríamos llamar "Españistán".
¡¡Fanáticos, sádicos, garrulos, idólatras, asesinos, filonazis!!


El pueblo español, en alto porcentaje, es un pueblo analfabeto políticamente, que sabe poco de democracia; de política.
La prueba de ello es cómo gana y gana elecciones un partido político que perjudica y humilla a la inmensa mayoría de españoles. ¡Y cómo le votan...!
El pueblo español es fanático, idólatra y sádico; ingredientes típicos que conforman el fenómeno de la incultura colectiva de mucha de la gente que puebla los pueblos de "Españistán".

DIJO UN DÍA ANTONIO MACHADO EN SUS VERSOS:

«Castilla miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus andrajos
desprecia cuanto ignora»


¡¡Y qué verdad que es....!!  Cambia la palabra Castilla por la palabra España y ahí tienes toda la explicación.

—¿Qué es "Democracia a la Española"?
—Es un subproducto de la democracia verdadera.
—¿Lo quéééééé...?
—Pues para que me entiendas: "Democracia a la Española" es una rara mezcolanza de democracia auténtica con añoranzas del franquismo, con corrupción política a gran escala, con picaresca a la española, con "a mí que me pongan adonde haya", con "yo no entiendo de política", o "yo soy anti-política"; con "España es lo mejorcito del mundo", con... (¿mesentiende?)

martes, 15 de diciembre de 2015

conversando...

...con el hombre que siempre va conmigo


—¿Cómo? ¿Quéééé? ¿Que a quién voy a votar? Me dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.
Oye, mira: el voto es secreto.

—Ya, ya. Pero te lo pregunto en confianza; en privado. Dímelo al oído.

—Mira, esto que no salga de aquí; de entre nosotros. Que no salga de España: Yo voy a votar a PODEMOS.

—¿Por qué?

—Por qué, me dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.
Porque es la nueva izquierda con más posibilidades de triunfar; porque es la nueva izquierda sin mancha de aburguesamiento, de tibieza, de mamoneo con los poderes poderosos; sin usar ni abusar de las puertas giratorias; sin rendir pleitesía a los poderes de un determinado partido-religión; sin condescendencia ni vasallaje a los poderes económicos de los bancos y demás parientes. Porque sí.
Porque creo en ellos, hoy por hoy. Porque los viejos y centenarios partidos ya me han defraudado y desencantado lo suficiente como para mandarlos a tomar vientos.
Porque si no voto a PODEMOS, no votaré a ninguno...... 

¿A quien voy a votar, sino?

Por eso.

Ensoñación. Lo que pudo haber sido el edificio del nuevo ayuntamiento de Bargas

miércoles, 18 de noviembre de 2015

cuando veo a un policía...

Cuando veo a un policía español, sea de traje de paisano o sea de uniforme de trabajo, siempre, de manera instintiva, rutinaria, maníaca, me pregunto para mis adentros:
«¿Y éste, a cuántos ciudadanos habrá pegado, maltratado y humillado
Sí, porque mi ética (que quizá no la suscriba nadie más) es la de que a un ciudadano, pacífico, desarmado y en posesión de todos sus derechos ciudadanos y democráticos,
no le puede dar de ostias, patadas y palos, otro ciudadano que viste de uniforme policial y lleva porra y pistola legal al cinto.

No, no. No debiera ser posible eso. Por mucho que pisen y pataleen el césped de un bulevar o corten una vía, en protesta por el ERE(*) que le quieren aplicar en su empresa.

Sí, sí; porque mi ética (que quizá no la suscriba casi nadie) es la de que si no se pega de palos, patadas y ostias a un ciudadano que acaban de detener porque ha matado a su esposa; a un grupo de terroristas que acaban de poner un explosivo; a un ciudadano que acaban de detener por robar o atracar un banco, ¿por qué dar ese maltrato execrable y desproporcionado a un ciudadano que está protestando por cosas que entran dentro de sus derechos ciudadanos?

—Es que los azuzan, los mandan y obligan sus jefes políticos y policiales.

Pues por mucho que los manden sus jefes a hacer actitudes infrahumanas, una sociedad moderna y democrática debe tener mecanismos para evitar esas asquerosas prácticas. Para erradicarlas de las actuaciones policiales. Para castigar duramente a todo agente que ofenda, humille o maltrate a un ciudadano en posesión de todos sus derechos.
Aquí quiero ver a los sindicatos policiales luchar contra eso de "la obediencia debida". ¡Abominable!
No vale todo. No tiene que valer todo en un agente policial que debe estar —sobre todo— para proteger al ciudadano en general, y garantizar el libre ejercicio de sus derechos.

—¿Y esos policías que protegen más a los esquiroles que a los trabajadores huelguistas?

—¡Calla, calla. No me toques ese tema que me enciendo y exploto.

—A los sindicatos policiales no les puedes exigir que se dediquen a eso.

Bueno; vale. Pero a alguien tendré que invocar para que se acabe con esas acciones tan execrables.
Yo sé que aunque un fortísimo chorro de agua lanzado desde un vehículo policial, pueda hacer muchísimo más daño físico a los ciudadanos que no quieren dejar la via expedita, en realidad hace muchísimo más daño moral una patada, una ostia o un palo venido de un funcionario con uniforme. Eso deja profundas cicatrices en el alma.

Yo sé que aunque una enorme nube de humo aturdidor lanzado contra el grupo de protestones, pueda hacer muchísimo más daño físico a los ciudadanos que no quieren dejar de pisar el césped, en realidad hace muchísimo más daño moral una patada, una ostia o un palo venido de un funcionario con uniforme. Eso deja heridas para siempre, a los que reciben esos tratos y a los que lo observamos en los vídeos periodísticos.

Siempre pasa igual... Sé que cuando pasen cierto número de años —quizá de siglos— se analizarán en tiempo pasado estos actos que denuncio como de impropios de una ciudadanía siglo XXI. Se analizarán y se meterán en el mismo saco que están metidas ya las torturas policiales y los malos tratos en comisarías y en cárceles. En el mismo saco en donde ya se metieron hace tiempo las palizas de padres a niños. Siempre pasa igual...

No debiéramos ver como natural, como legal, como asumible, esas prácticas policiales que se cometen contra los derechos democráticos de los ciudadanos en estos tiempos.
Desde luego, legítimos no son esos métodos.

Igual que veríamos fatal el que los sacerdotes den ostias a sus feligreses; igual que veríamos muy grave que un cuidador maltrate a los ancianos que cuida; igual que vemos muy perseguible el que una niñera dé palizas a los niños que cuida (incluso hoy día se persigue a los propios padres que pegan a sus hijos); igual, igual, IGUAL tendríamos que considerar criticable y erradicable eso que tanto se practica en estos tiempos entre policías españoles y el resto de ciudadanos.

—Pues anda, vete a ver lo que hacen en otros países de parecido nivel al de España.

—Eso no me vale. "Mal de muchos nunca debiera ser el consuelo de los resignados ni de los tontos".

Cuando veo a un policía español, —lo siento, no lo puedo evitar— en el fondo de mi alma le dedico —irrefrenablemente— un recelo, un desprecio, por si acaso es uno de esos muchos uniformados que dan un trato inhumano, desproporcionado, perseguible y despreciable a muchos, muchísimos, demasiados ciudadanos españoles. En las calles y en "sus" comisarías.
Lo siento; lo confieso. Lo lamento.
Los policías españoles me producen rechazo... ¡Asco, repudio, repelússsssss!
No todos se lo merecen; lo sé. Lo sé... Pero ya no sé diferenciar.
Porque los hay que los entresijos del Estado los 'compran', los entrenan, los requieren y los azuzan, precisamente, para realizar esos "trabajillos" tan execrables; tan infrahumanos; tan despreciables...
¿Será que son los verdugos del siglo veintiuno? (¡?!)

Y luego están esos gobiernos tan majos que después de que la justicia condene —¡por fin!— a unos sicarios, provocadores y pendencieros vestidos de uniforme y pistola legal al cinto, van y los indultan y los libran de la cárcel y de pagar de alguna manera sus tropelías y "proezas". ¡¡Con dos cojones!!

__________________________________________________________________________
(*) ERE=Expediente de Regulación de Empleo=echar a la puta calle a un trabajador y quitarle su puesto de trabajo.