martes, 15 de diciembre de 2015

conversando...

...con el hombre que siempre va conmigo


—¿Cómo? ¿Quéééé? ¿Que a quién voy a votar? Me dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.
Oye, mira: el voto es secreto.

—Ya, ya. Pero te lo pregunto en confianza; en privado. Dímelo al oído.

—Mira, esto que no salga de aquí; de entre nosotros. Que no salga de España: Yo voy a votar a PODEMOS.

—¿Por qué?

—Por qué, me dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.
Porque es la nueva izquierda con más posibilidades de triunfar; porque es la nueva izquierda sin mancha de aburguesamiento, de tibieza, de mamoneo con los poderes poderosos; sin usar ni abusar de las puertas giratorias; sin rendir pleitesía a los poderes de un determinado partido-religión; sin condescendencia ni vasallaje a los poderes económicos de los bancos y demás parientes. Porque sí.
Porque creo en ellos, hoy por hoy. Porque los viejos y centenarios partidos ya me han defraudado y desencantado lo suficiente como para mandarlos a tomar vientos.
Porque si no voto a PODEMOS, no votaré a ninguno...... 

¿A quien voy a votar, sino?

Por eso.

Ensoñación. Lo que pudo haber sido el edificio del nuevo ayuntamiento de Bargas

4 comentarios :

mgr dijo...

Creo que ésta es la postura más lógica y coherente para los izquierdistas que aún conservan algunos puntos, si no todos, en el carné.
Y, después de lo visto y oido anoche, más aún, que nada tiene que ver con el "y tú más". Aunque yo, en lo tocante a la "decencia" de Rajoy, estoy totalmente con Sánchez.
En cuanto a lo del voto secreto del próximo día 20, me alineo contigo.
Saludos. Miguel

Jesús Herrera Peña dijo...

Amigo Miguel: Además de en la edad, coincidimos en otras cuestiones igual o más interesantes.
Me ha hecho sonreir lo de los puntos del carné.
Pero sí, es cierto, ahora la esperanza para que una izquierda llegue a gobernar es votar a la nueva izquierda que representa PODEMOS.
Tiempo llegará, quizá, en que se dulcifiquen y se aburguesen como la "izquierda" que hoy representa P. Sánchez, pero para entonces, tal vez tú y yo, por imperativos de la naturaleza, no estaremos aquí para sufrirlo ni lamentarlo.
Saludos,
Jesús

mgr dijo...

Después de más de dos meses de las últimas elecciones generales y ante la inminente, en mi opinión, no investidura de Sánchez, ¿no crees que entre todos los partidos –y especialmente PODEMOS-, intencionadamente o no, están preparando la cama para que vuelva a acostarse Rajoy?
Saludos.
Miguel

Jesús Herrera Peña dijo...

No sé, Miguel; no sé…
Yo me guío más bien por lo que oigo opinar a los politólogos. Y los politólogos no tienen nada claro lo de entender este intríngulis.
En resumidas cuentas, de esta partida de póker endiablada que están jugando los partidos aspirantes a gobernar, yo no puedo intuir qué saldrá porque ninguno de ellos lleva cartas mínimamente adecuadas para hacer un órdago. Todos están jugando de farol.
Estoy de acuerdo contigo en eso de la no investidura de Sánchez. Bueno, pero alguien lo tenía que intentar.
Y si no llegan a reunir las cartas necesarias para ganar el órdago de la consecución de un gobierno más o menos débil e inestable, la mecánica de estos eventos nos ha de llevar a unas nuevas elecciones en junio. Así ha de ser.
¿Que PODEMOS y otros chicos están preparando la cama para que vuelva Rajoy? No lo sé, pero a ese gallego malaleche e incompetente no le quieren ya ni en su propio partido. Lo que pasa es que no lo dicen.

Y de Pedro Sánchez, ¿qué decir?
Pues que bastante tiene con defenderse de los zarpazos de las fieras de su propio partido.
Dentro de la militancia del PsoE conviven (quiero creer) socialistas con ideología de izquierdas, junto a ‘socialistas’ con ideología de derechas más o menos descaradas.
Y eso es muy jodido para el líder de un partido que hasta antesdeayer por la tarde se anunciaba ser de IZQUIERDAS.
Ahora ya no; ahora se llenan la boca de decir que es un partido de CENTRO-IZQUIERDA.
El Centro político nunca fue nada definido y en la práctica, todo el que se confiesa “de centro” a nada que le rasques un poquitín y le hagas la prueba del algodón, resulta que es, en realidad, 90% de derechas y 10% de izquierdas.
El PsoE de ahora es la UCD de antaño. Ser verdaderamente de izquierdas es muy difícil y nada rentable.
El PsoE de ahora intenta ser como la inmensísima mayoría de los españoles: católicos y apolíticos.

De PODEMOS, hoy por hoy, no puedo decir nada malo. Hace un par de meses que le di mi voto y a estas alturas todavía no me ha defraudado tanto como para estar arrepentido.
¿Que hace cosas mal? ¡Claro! Nadie es perfecto, pero Podemos está pinchando a Pedro Sánchez del lado opuesto al que le pinchan Susana Díaz, Felipe González y toda una pléyade de socialistas venidos a menos…. ¡¡Y hay que ver lo que le están pinchando los suyos!!
Y no mencionemos a todos esos impresentables que siguen en el PsoE, como Joaquín Leguina y José Luis Corcuera que esos el izquierdismo se lo dejaron olvidado en el baúl de los recuerdos.


Recibe un afectuoso saludo y hasta otra,

Publicar un comentario en la entrada

Sólo admito comentarios escritos en cualquiera de los 4 idiomas del Estado Español; en español preferentemente.