jueves, 10 de septiembre de 2015

España nos roba

Sí, sí; como lo oyen: España nos roba, nos ha robado siempre a los castellanos. Y mucho, mucho. Sin ir mas lejos, nos robó la provincia de Madrid para convertirla en un paisillo de mier... (bueno, mejor me cayo aunque me está doliendo el callo).
¿Pero por qué España nos robó Madrid y la desgajó del tronco maternal que siempre fue Castilla La Nueva?
Así lo tenía yo en mi libro de escuela y así estaba pintado en el mapa de España coloreado que había en las paredes de mi escuela.

—A ver, niños, decidme las provincias que componen la región de Castilla La Nueva.
—Castilla La Nueva está formada por cinco provincias: Madrid, Toledo, Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara.
—¿Y Albaceteeeeeeeee...................?
—Albacete pertenece al Reino de Murcia, don Marciano.

¡¡Pues claro que España nos roba!! ¿Lo ven? Además de Madriz nos robó Castilla La Vieja que en sus gloriosos tiempos comprendía 11 provincias.
León, Zamora, Salamanca, Valladolid, Palencia, Santander, Burgos, Logroño, Soria, Segovia y Ávila.
Bueno..., la verdad es que todo ha sido robo sobre robo. Un mal día nos robaron las provincias de León, Zamora y Salamanca, porque decían queyque no son castellanas, que pertenecen al Reino de León.
¡¡Que no son castellanas? ¡Que no es castellana la castellanísima provincia de Salamanca? ¡¡Vamos, hombre!!

España nos roba, ¿lo ven?, y con este panorama los castellanos no podremos ir a ninguna parte. Porque, —un suponer— si los castellanos quisiéramos separarnos de España, ¿cómo lo podríamos hacer?
Porque todo territorio que pretenda separarse de España, el principal requisito que tiene que reunir es estar en la periferia de España. El País Vasco, Euzkadi, Euskalerría, Las Vascongadas o como coños quiera que se llame de verdad, de verdad, esa región española, quiere y puede separarse de España porque por el norte tiene todo el mar que quiera para ella sola. Y no conforme con eso, limita con Francia que da más prestancia.
Cataluña se quiere separar de España por ídem, de ídem de todos los ídem.
Si me apuras, el paisillo robado recientemente a la Castilla miserable ayer dominadora, (Castilla y León), si se quisiera separar, él sí puede separarse de España; está en la periferia. Por el oeste limita con Portugal, que de momento no parece que se quiera fusionar con España, y por el norte limita con dos territorios que de buena gana, también se separaban de España. ¡No, Logroño no, por dios!, ni tampoco Santander. Me quiero referir a Galicia y al País Vasco.
Bueno, bueno…, que se fastidie Castilla La Vieja; a ella también la robaron Santander y Logroño.

¿Qué, que me calle? ¿Por qué, si estoy en la calle? Yo digo lo que me parece, para eso estamos en un país libre.
Pues claro que lo tengo que decir sin tapujos: España nos roba. Y yo me pregunto para mis adentros: “¿Qué será de España cuando termine de robar todo lo que está robando?”.
Yo, desde luego…, a mí que no me llamen español. Yo no me considero español. Si me considero español, si llevo carné de español es por imperativo legal. ¿Yo español?  ¡¡Vamos, hombre!!
Yo soy castellano de Castilla. De Castilla la grande, la conquistadora de la espada y de la cruz. La que exportó el idioma a media América, a Filipinas, a Guinea, al Sahara, a Tánger y a Tetuán. De Castilla, Castilla; no de esas mariconadas de Castilla y León, Santander la cántabra, Logroño la riojana, Castilla-La Mancha la manchega, alcarreña, jareña, sagreña, semi-murciana…   ¡¡Vamos, hombre!!

Por eso digo, cargado de argumentos que España nos roba. ¿Qué puede hacer alguien como yo que no se siente español? ¿Qué podría yo hacer para reivindicar la nación de Castilla la imperial?
De momento, por favor, que nadie me insulte llamándome español. Yo solo soy castellano a secas, y sanseacabó.
vista en 3-D del Alcázar de Toledo




4 comentarios :

Anónimo dijo...

¡Joder, Jesús! No he querido hacer este comentario hasta hoy, que algunos están reflexionando, para no levantar ninguna liebre y correr el riesgo de que el Mas o el Junqueras se propusieran ficharte, aunque fuera a golpe de talonario, o bien, acordando alguna pequeña comisión, aunque fuera del 3%. Ya se sabe que, con pan, las penas son menos.
Lo que está claro es que siempre hay alguien que nos roba, y, si no aparece quien lo remedie, algo harto improbable, siempre seguirá habiendo quien nos continúe robando y estafando.
Saludos.
Miguel

Jesús Herrera Peña dijo...

Pues muy bien, Miguel. Veo que has entendido la ironía.
Yo..., ¡qué quieres que te diga...! A todo aquel que desde partidos que se llaman de izquierdas intenta levantar muros, alambradas de espinos y fronteras en los territorios, le quito algunos puntitos de su carné de izquierdista.
El izquierdismo es internacionalista y debe ir siempre en sentido contrario al de levantar nuevas fronteras y separaciones.
Saludos,

Paco ARENAS dijo...

¡Buenas noches Jesús!
He disfrutado tu festival de ironía controlada, con la espita del orto bien prieta, no vaya a ser que se me escapé la risa. Y sin embargo; que llevas más razón que un santo, bromas incluidas. En tono más serio escribí hace un par de años algo en la misma línea. No obstante me quedo con tu buen humor que las musas te guarden. Aunque ante la imposibilidad de proclamar la República Independiente de Pinarejo, tal vez no estaría proclamar la República de Castilla con sus diecisiete provincias, y si viene al caso nos anexionamos también Murcia, por eso de tener también salida al Mediterráneo..., naturalmente formando parte de la República Federal Española. Puesto que en Valencia el 26 % somos de origen castellano, más Requena y Utiel, pues de paso, también. Ya puestos, teniendo en cuenta que en Ibiza hay muchos de Pinarejo, no los vamos a abandonar. Como Ibiza y Valencia tienen raíces culturales con Cataluña, pues ampliamos a Cataluña. Por supuesto no vamos a dejar a Aragón entremedias y, y …
Un abrazo

Jesús Herrera Peña dijo...

Gracias Paco, por venir y comentar.
Yo, para pertenecer a la República Independiente de Qué Sé Yo, me falta saber un idioma. (Un idioma además del que traigo de serie). Ya el español de España y 20 países más de América, no está de moda. El "espallano" lo llamo yo cuando de arrellano. Y "casteñol" para los días de fiestas de guardar y de buen sol.
Para hablar con la gente de la calle..., según: si el interlocutor es de derechas, lo llamo "español" y cuando hablo con alguien de izquierdas (¿los hay?), lo llamo "castellano". Para todo lo demás, me atengo a lo que diga el diccionario de la RAE.
Un saludo amistoso y hasta la república final,

Publicar un comentario

Sólo admito comentarios escritos en cualquiera de los 4 idiomas del Estado Español; en español preferentemente.