lunes, 23 de marzo de 2015

todos somos de derechas

Sí, porque ser de derechas es lo fácil. El bicho humano viene equipado de serie para ser de derechas. De derechas porque es la tendencia natural. Ser egoísta, individualista, insolidario, competitivo, cínico, abusador...
Y ya no digamos lo del racismo, la xenofobia, el machismo... ¡Y el feminismo, que también se las trae...!


Y el patriotismo y el nacionalismo. Sí; sí, porque el patriotismo y el nacionalismo son lo contrario de uno de los pilares más importantes del izquierdismo del bueno: el internacionalismo. La destrucción de todo tipo de fronteras que separen a unos seres humanos de otros.
Los hay que son de derechas, ¡¡muchísimos!!, que lo son a tiempo total. A jornada completa. A dedicación exclusiva. Es lo más cómodo.
Hay otros, entre los que me encuentro yo, que somos derechistas discontinuos; derechistas a tiempo parcial. De derechas, sí, pero en precario. Por horas, por fines de semana o sin contrato legal.
No hay —no puede haber— alguien que no sea nada de derechas. Aunque sólo sea un ratito cada día, caemos en el derechismo.
No es posible ser de izquierdas a tiempo total; a jornada intensiva. Sin vacaciones ni festivos ni días mocosos.

Es muy sacrificado ser de izquierdas aunque sólo sea por unas horitas cada día.
Llega un tiempo que el buen izquierdista, el izquierdista con contrato fijo a jornada completa, necesita vacaciones. Necesita una relajación para aliviar las tensiones que genera eso de ser de izquierdas en largas jornadas sin derecho a domingos, ni vacaciones de semana santa o de navidad.

Yo no me creo que haya nadie de izquierdas, izquierdas, lo que se dice izquierdas. Es imposible. No hay quien aguante tanta tensión interior ni tanto sacrificio.
Porque ser de izquierdas es llevar al extremo más extremista esa descripción que de sí mismo hacía don Antonio Machado en su poesía "Retrato": «...soy, en el buen sentido de la palabra, bueno». He llegado a sospechar que no hay personas de izquierdas ni de derechas; que sólo hay buenas y malas personas y una inmensa gama de cualidades intermedias.

Por eso mismo, yo me siento un eterno aspirante a izquierdista. Todo lo más y mejor que puedo decir de mí mismo es que soy un aprendiz de tercer año del izquierdismo, pero de ahí no puedo pasar a más. Soy de los convencidos de que todos somos más o menos de derechas. Un grado más o uno menos...
¡¡Qué le vamos a hacer!! La vida es así, no la he inventado yo.

5 comentarios :

Anónimo dijo...

Sí que resulta difícil ser, aunque sólo sea un poquito, de izquierdas. Incluso me atrevería a decir que es imposible. Habría tanto que hablar sobre el tema que no es nada fácil hacerlo mediante un comentario. Y mucho menos después de haber leído detenidamente tu artículo “SER DE IZQUIERDAS”, que, la verdad, me ha gustado. De acuerdo con tu teoría, me he quedado, de golpe, con algunos puntos menos en mi carné de izquierdista (o pseudoizquierdoso). Pero comparto contigo la idea de que es muchísimo más fácil, más cómodo, casi lo natural en el ser humano, ser de derechas.
De todos modos, y a pesar de la dificultad que entraña determinar dónde estaría la línea divisoria entre derecha e izquierda (no entre PP y PSOE, que en la práctica no existe) creo que todos conocemos casos incongruentes. He conocido, y conozco, a algunos empresarios auténticamente de izquierdas y a muchos trabajadores, obreros, asalariados, de la más rancia línea derechista.
Saludos.
Miguel

Jesús Herrera Peña dijo...

Pues sí, Miguel. En cuanto al tema en serio que creo que abordas, estoy de total acuerdo contigo.
Pero como el tema es tan profundo y tan difícil de describir, habrás notado que tanto en el artículo "ser de izquierdas" como en este "todos somos de derechas", abordo la temática espolvoreándolo todo con unas pizcas de humor o desenfado.

Y sí; el ser humano que emergió de las cavernas; que aprendió a controlar el fuego y a utilizar la rueda, en su incesante evolución llegó un día a saber que si hacemos un sobresfuerzo mental de voluntariedad férrea, podemos llegar, en algunos casos escasos, a conseguir el hombre verdaderamente de izquierdas.

Pero ser de derechas no obliga a tanto esfuerzo ni sacrificio.

Saludos,

Obat Infeksi Amandel Untuk Anak dan Dewasa Herbal dijo...

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.

Jesús Herrera Peña dijo...

De total acuerdo contigo, Obat Infeksi Amandel Untuk Anak dan Dewasa Herbal.
Gracias por venir y comentar.

Agen Slimming Capsule dijo...

hay un millón de maneras de lograr un sueño, si no de una manera y luego todavía hay otras maneras de 999.999 que debe probar.

Publicar un comentario

Sólo admito comentarios escritos en cualquiera de los 4 idiomas del Estado Español; en español preferentemente.